​22/03/17. Día 2. Primer día completo en Kathmandu.

Como no dormí demasiado, me he levantado un poco tarde, más de las 10h, espero que sólo sea hoy, la idea es levantarme pronto para aprovechar el día. Desayuné en el hostal, que tb se lo toman con muuucha calma y me fui a dar una vuelta por los alrededores, en el barrio de Thamel. Vaya bullicio y lío que tienen montado aquí, peatones, motos y coches van todos por el mismo camino y el más decidido es el que pasa, vaya desmadre.

Foto nueva

Aunque eso sí, las calles estrechas, decoradas con pequeños trozos de telas de colores cruzando de lado a lado y las tiendas que venden de todo lo imaginable, tienen mucho encanto. También​ la gente que te paran por la calle, te saludan, te ofrecen de todo, te intentan ayudar, vaya, un espectáculo, así como su técnica comercial que llama mucho la atención!

Tras el terremoto de 2015 muchos de los monumentos sufrieron grandes desperfectos, cosa que podemos ver conforme vamos paseando por el barrio. En cualquier esquina o escondido en una pequeña callejuela te puedes encontrar con monumentos grandiosos construidos hace muchos siglos, que son verdaderas obras de arte y que en muchos casos no tienen el trato y cuidado que debieran.

De hecho la ciudad está llena de palomas que la verdad no ayudan en nada para mantener en buen estado los monumentos, ya de por sí bastante degradados.

Tras la primera vuelta de reconocimiento, tal como había quedado ayer, intenté encontrar la agencia de trekking del que me acompañó en el taxi pero fue imposible, no hubo manera.

Y lo que es más curioso, nadie de la zona me supo decir donde estaba. Uno me mandó en dirección contraria para luego al no encontrarla ofrecerme su agencia 😚. Parece que hay mucha competencia en Nepal en cuanto a agencias de trekking se refiere…

Comí tb tarde, a las 15:15, en el Utsa restaurant, un menú tibetano vegetariano, tb uno de los platos era un poco picante, pero igualmente muy rico y para beber, te tibetano que era parecido al nepalí pero me gustó más el de anoche.

Después de dar otro paseo por la ciudad, fui al bar que me recomendaron las dos chicas que conocí el primer día, se llama Funky Buddah y de Funky no tiene nada, cuando llegué había un DJ pinchando música psytrance muy muy chula 😋.

Me encontré con las chicas del restaurante cuando iba paseando por la calle ya camino a casa, les agradecí el consejo del bar que me dieron y me dijeron que ya mañana se marchaban a Pokhara a hacer un trekking. Tambien me crucé a la mañana con el “voluntario” del aeropuerto, ya es casualidad! Kathmandu tiene 1 millón de habitantes.

Para cenar fui a un sitio también en Thamel (Yangling) y que me costó bastante encontrar, pregunté por él y me dijeron que lo habían cambiado de lugar y esta vez, por suerte, lo encontré a la primera. Me comí unos momos de pollo, que es el plato más típico de Nepal, aunque en la comida tibetana también los hay

Y unos noodles vegetarianos acompañados con un té masala. Pensé cuando vi los dos platazos que no me los terminaría pero mira, al final cayeron.

Tras la cena me vine paseando por la parte sur de Thamel camino al hostal a preparar el planing del día siguiente y a descansar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s