23/03/2017. Plaza Durbar.

Esta vez me levanté un poco antes, sobre las 9, ya que he dormido bastante mejor, comí unas galletas que compré el primer día y me tomé un té nepalí en el hostal. Estuve hablando un rato con una chica americana “Heiley” que lleva casi dos meses en Nepal y me comentó que mejor si retraso el trekking porque hubo una nevada gigante hace poco y hubo gente que no pudo completar el circuito del Annapurna y tuvo que volver después de estar 10 días en camino.

Llevé la ropa a lavar y después de sacar 5000 NPR, (unos 50€, que me cobraron 5€ de comisión), me dirigí finalmente y directo para no perderme, a la famosa plaza Durbar.

Es impresionante, es una combinación entre reliquias centenarias que sobreviven al paso del tiempo y como los terremotos, la mano humana y las palomas van haciendo mella en ellas.

Y aquí estoy yo debajo de uno de los edificios que aguantaron el terremoto pero que necesitan sujeciones de madera para prevenir que se caiga.

Debajo de estas líneas está el templo donde vive Kumari, la Diosa viviente, que no la pude ver, pero aparece por una ventana a saludar en determinado momento del día.

Y aquí una buena muestra de la perfecta combinación entre una cultura milenaria y la modernidad

En esta parte de la plaza Durbar se ve bien el efecto devastador que tuvo el terremoto de 2015

Y aquí muestro más imágenes que llamaron mi atención.

Después fui a comer al lado, al Kumari restaurant que está en una calle muy transitada e interesante. Todo esto por unos 4€.

En ese mismo sitio estaba este cartel, que según parece, la San Miguel se está haciendo un hueco en la vida nepalí.

Y este otro, un festival psytrance en Nepal para las fechas que estaré por aqui. Habrá que meditar seriamente el acercarme 🙂

Tras comer fui al hostal un rato, después a buscar un ciber café para hacer unas gestiones que me costó lo mío encontrar uno y al final, después de patearme media ciudad, siguiendo los consejos de la gente que iba preguntando, me topé justo con uno en la misma calle donde había comido 🙂 🙂

De allí, ya camino a casa, pensé que a pesar de ser un poco pronto para cenar, las 19:30, ya que estaba por la plaza Durbar, podría aprovechar y comer algo por la zona. Miré la guía de Nepal y elegí uno con terraza con vistas a la plaza. Buena ubicación, aunque los noodles no llamaban mucho la atención. Y ya de alli paseando me volví al hostal a descansar.

Como me está gustando Kathmandu, me voy a quedar una noche más de las inicialmente previstas antes de ir al voluntariado, mañana cogeré una noche más en el hostal y así tengo tiempo de ir mañana a visitar algún sitio por los alrededores de la capital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s