​02/04/2017. Último paseo por Baktapur/ Camino al Monasterio de Kopan.

Hoy me levanto con hambre así que me cojo el mismo desayuno que ayer, consistente, que el día va a ser duro, sobre todo a la tarde. Pago también el desayuno de ayer y la lavandería y me voy a dar una vuelta por las zonas más periféricas de la ciudad que no he visto o que no he terminado de ver bien, entre ellas el templo de Nyatapole, Tachupal tole, la Ventana del pavo real (al fin la encontré) y el Siddha Pokhari.

En la plaza de Tachupal Tole te puedes encontrar cabras campando a sus anchas o ahora como son “prefiestas” un baile tradicional hindú con máscaras.

Y aquí la famosa y escurridiza ventana del pavo real o “peacock” en ingles.

También pasé por el estanque más grande de Baktapur donde acumulan agua para abastecer la ciudad.

Yendo paseando vi en un templo hinduista a una niña que tras acercarse al pedestal, cogió un poco de “pintura” y usó el espejo que había al lado para colocar bien y en su sitio el punto de color entre los ojos, encima de la nariz.

También pasé por la plaza de los alfareros o “Pottery Square”.

y una calle con portal que me gustó.

Sobre las 11:30h vuelvo al hostal a dejar libre la habitación y dejo la mochila grande en la recepción mientras me voy a comer.

Tras comer al fin el plato Wo bara, que estaba bueno la verdad pero con tanto tiempo esperando a probarlo y lo alto que lo ponían, esperaba algo más. 

Lo que veía desde la puerta.

Y aquí yo en la mesa del local.

De ahí me fui a probar el “Jujuy dhau”, un postre típico de la ciudad, un yogur de leche de búfalo que esto si que realmente estaba bueno. 40 rupias. En la foto ya solo se ven los restos en el recipiente de barro donde lo venden.

Me guardo un poco por si puedo hacerlo en casa aunque sea con leche de vaca.
Vuelvo al hostal a por la mochila y me pongo en camino hacia la estación de buses. Allí justo nada más llegar sale el bus camino a Kathmandu, aunque yo paro antes, en Chabahil. De ahí mochila a la espalda y a caminar una hora cuesta arriba. Se hizo duro pero con esfuerzo todo se consigue así que llegué al monasterio donde pasaré los tres próximos días. Comparto habitación con tres chicos, Ricky (australiano), Vince (inglés, Nepal está lleno de ellos)y un americano. Son majos. En total, tres noches con desayuno, comida, té a media tarde y cena me sale por unos 22€.
Voy con Vince al té de las 17h, muy inglés esto, y después me enseña un poco el monasterio y lo que hacen aquí para pasar el tiempo.
A las 18:30h es la cena y nos dan una sopa de verduras, rica, y pan con mantequilla de cacahuete, rara al principio pero luego me terminó gustando. Nos sentamos al lado de una chica, Eliza, y hablando con ella nos cuenta que es polaca, vive en Hong Kong y se ha venido desde allí a estarse dos semanas en el monasterio. Tiene mérito la verdad.
Tras la cena, se une Ricky el australiano y nos estamos charlando un rato afuera aprovechando que hace buena noche. 

A las 20:30h de retiran a las habitaciones pero como es muy pronto me voy a dar un paseo por las instalaciones y descubrí un parque iluminado muy chulo, donde hay gente también dando un paseo. Buen sitio, he acertado viniendo aquí.

Y de ahi a dormir que se desayuna muy pronto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s